viernes, 4 de septiembre de 2015

El coste de medio transiberiano y que parezca que sabes

He estado viajando durante casi un mes y medio. Empecé a organizarlo en abril, si no me equivoco, con lo que todos estos gastos no son en el último mes y medio.

Viajando por Rusia he gastado aproximadamente 750 € pero eso es solo después de pagar billetes, visados y demás. El billete de avión fue lo primero que compré hace a lo mejor 6 meses. El visado lo pagué poco después. Un mes antes de salir, empecé a comprar los billetes de tren. En Tobolsk me quedé en un albergue y en Irkutsk alquilé un piso entero pero el resto del viaje, me quedé en casa de amigos, conocidos o, directamente, Couchsurfing. 

El total, claro está, es bastante dinero para un mes pero gastándolo de a poquito parece menos. 

Recordar también que, aunque poco, he seguido trabajando durante el viaje (trabajo desde casa) y así he ido recuperando lo que iba gastando pero esto no es algo que haga mucho la gente. 

He redondeado las cifras a lo alto. Hay que tener en cuenta también que, a lo largo del viaje, el cambio Euro-Rublo estaba en 1 € = 60 RUB y hacia las primeras semanas de agosto, estaba ya en 1 € = 70 RUB, aproximadamente. Si hubiera hecho este viaje hace dos años, cuando el cambio estaba a 40 rublos, me habría salido bastante más caro.

Tren: 316 € (desde 11 € en el trayecto más corto a 112 € en Irkutsk-Moscú)

Cueva de Kungur: 20 € (dos entradas)

Piso en Irkutsk: 160 € (entre 150 y 170 según el cambio)

Comida, cafés, restaurantes, teléfono, autobuses, caprichos varios: 600 €

Billete de avión: 200 €

Visado, invitación, etc.: 100 €

Total aproximado: 1300 €

Y ahora vamos con cómo viajar barato por Rusia y cómo moverse como si supieras de qué va la cosa pero no has pisado Rusia en tu vida.

(Esto va a ser caótico porque lo voy añadiendo según me voy acordando)

Comisión en la tarjeta de crédito

Mi banco (Bankia. Sí, lo sé, debería cambiarlo) me ha cobrado 4 € de comisión cada vez que sacaba del cajero. Esto lo suelen hacer todos los bancos así que es recomendable sacar cantidades importantes (de 100 € en 100 €, por ejemplo) porque la comisión es la misma para cantidades pequeñas y para cantidades grandes. Tener dinero en efectivo es fundamental, hay cosas que no se pueden pagar con tarjeta, pero siempre que se pueda, es mejor pagar con tarjeta porque ahí no cobran comisión nunca

Tarjeta de teléfono rusa

Yo en Rusia, lo primero que hice, fue comprarme una tarjeta de teléfono local. Rusia es un país muy grande, una federación de Repúblicas y Regiones independientes y tiene 8 usos horarios diferentes. Conclusión: tiene roaming interno. Cada vez más, las compañías de telefonía móvil se esfuerzan por ofrecer tarifas asequibles en tarjetas de teléfono. Yo compré MTS (las otras dos grandes compañías son Beeline y Megafon). Las tarifas son más o menos las mismas en todas, incluyen X minutos gratis entre números de la misma operadora, X minutos con otras operadoras (de cualquier lugar de Rusia), X mensajes y X gigas de internet. 

Por 300 rublos al mes (unos 5 €, según el cambio) yo tenía 3 gigas de internet, llamadas ilimitadas dentro de MTS en mi zona (que en este caso era Tatarstán), 300 minutos de llamadas a cualquier operador y cualquier región y mensajes a 3 RUB por toda Rusia. En Moscú, ese mismo plan cuesta 450 rublos al mes, no sé por qué. En cualquier caso, esto da una idea de lo baratísimo que es la telefonía móvil/internet en Rusia. 

Para comprar una tarjeta de recarga, basta con entrar en una tienda, dar el pasaporte y pedir el plan que se quiere. Suele ser gente joven y, como mínimo, chapurrean inglés así que debería ser fácil conseguirlo. Para recargar el plan, hay terminales en cualquier tienda de telefonía móvil, en la cadena Evroset' (евросеть), en muchas tiendas de ultramarinos y en muchos perehod (pasadizos subterráneos, del metro o de lo que sea). Están en ruso pero son muy intuitivos. Eso sí, normalmente solo aceptan efectivo. 

Tienen esta pinta. Ofrecen más opciones aparte de recargar el saldo pero
nunca los he usado para otra cosa
Comer en Rusia

Por supuesto, comprar en un supermercado siempre es la opción más barata pero hay que tener dónde cocinar. El precio y la calidad de la comida varía según la cadena y la ciudad.

Aunque hay algunas cadenas que están bastante extendidas en Rusia, cada república/región suele tener la suya propia. De las famosas por todas partes están Pitiorochka, una cadena de San Petersburgo, que es como Día y se reconoce por ser un 5 gigante sobre fondo rojo (Pitiorochka viene significando "cinquillo") y Bahetlé, que es una cadena de origen tártaro, es azul y con una tipografía rara. Es más cara que Pitiorochka, de mejor calidad y con productos más internacionales pero no está tan extendida como Pitiorochka. A nivel local, también he visto Semiá en Perm', Krasnyi Yar en Krasnoyarsk y Slata en Irkutsk. 



También hay Auchan y Spar pero suelen estar en centros comerciales a las afueras de la ciudad. 

Otra alternativa son los produkty o tiendas de ultramarinos. Tienen menos variedad pero te sacan del apuro. Las hay que son un quiosquito y las hay que son más una tienda grande. Estas tienen el plus de que le haces gasto a mujeres que deberían estar jubiladas (en Rusia la jubilación para las mujeres es a los 55 años). La desventaja frente al supermercado es que tienes que pedir lo que quieras a la señora y eso se hace en ruso. Afortunadamente, los dioses nos han otorgado dedos y ojos para señalar y una boca para decir "eta" (esto). 

En cuanto a cafés y restaurantes, hay de todo. Es importante reconocer los Business Lunch (Бизнесс Ланч), que son como menús del día, porque son más baratos. También son más baratos las stalovayas (столовая) o comedores aunque son de calidad variable. Algunas no se esfuerzan nada en absoluto pero otras tienen comida buena y barata (junto a las universidades, son más de fiar pero tampoco es una ley). Además, las stalovayas son garantía de comida tradicional rusa (y de la región en la que estemos)



Por cierto, según te alejas de las ciudades concurridas, deja de haber McDonalds, KFC y demás. En algunos lugares alejados hay Subway de vez en cuando y otras cadenas secundarias pero, con frecuencia, si hay cadenas, son locales.  

Alojamiento

En casa de algún ruso, faltaría más. Si no hubiera viajado yo sola o si fuera más aventurera e improvisadora, habría intentado hacer amigos en un bar y que me invitaran a su casa. Los rusos son muy hospitalarios, les encanta tener invitados y, en ciudades alejadas, un extranjero es lo más de lo más así que, en caso de emergencia, se puede intentar sin problema.

Yo me he quedado con amigas y Couchsurfing salvo en un par de ocasiones en las que también está bien descansar de la atención que prestan los anfitriones rusos (son muy atentos, lo que tiene su lado bueno y su lado malo para alguien tan extraña para el contacto con los humanos como yo). 

Eso sí, estés en un hotel, albergue o debajo de un puente: si un ruso te dice "dacha (casa de campo)", "bania (sauna)" o "dirievnia (pueblo)", la respuesta correcta es "paéhali (¡vamos!)" y síguele a ciegas. 

Aperos básicos para la bania. Las ramas son para agilizar la circulación
De hoteles, albergues y demás alojamientos de pago: hoy en día todo eso se puede buscar por internet y se pueden encontrar cosas bastante baratas, limpias, y bien comunicadas. Eso sí, no hay garantías de que los dueños o trabajadores del hotel hablen inglés. Puede que en hoteles-hoteles sí que hable inglés alguien en la recepción pero en albergues de ciudades lejanas, pensiones y otros alojamientos alternativos, gestos y dibujos cumplirán la función perfectamente.

Transporte

Los autobuses, trolebuses, tranvías y marshruts (minibuses) son muy baratos, hay muchos, muy frecuentes y suelen tener en la ventana las paradas más importantes (en ruso, claro). Cuestan entre 12 y 20 rublos según la ciudad. Suele haber una señora dentro, la konduktora o picatiquets que es la encargada de cobrar. En Irkutsk no había, en Irkutsk se paga al salir del autobús. Pregunta a la gente con la que te quedes o en el albergue qué autobuses te llevan al centro y cómo se llama la parada más cercana y la parada del centro que resulte más interesante. 



Normalmente, las calles del centro suelen ser Leninskaya/Lenina o Karla Marksa, o nombres de escritores como Pushkinskaya, Tolstova, Gogolia, etc. (los nombres se convierten en adjetivos para las calles) aunque estas calles pueden ser muy largas y entonces ya depende del número. Centro se dice "tsentr" y si metes la cabeza y preguntas en voz alta "v tsentr?", la gente asentirá con la cabeza o dirá un montón de cosas. Un montón de cosas suele significar que es otro autobús, otro sentido o, en resumen, que no va al centro. Si la ciudad tiene kremlin, suele estar en el centro y puedes preguntar "v kreml?". Si ves que te hacen preguntas, seguramente sea para concretar. Si te aprendes un monumento o insistes "tsentr, tsentr", acabarán por hablarte como a los animales con frases cortas, "da" (sí), "niet" (no) o gestos y sabrás de qué va la cosa.

Luego están los taxis que también están regalados de precio. Recomiendo preguntar a alguien de la ciudad a la que vayas cuánto suele costar un taxi desde el centro o la estación de tren/autobús a tu alojamiento para hacerte una idea. Salvo que esté muy muy muy lejos, no debería ser más de 250-300 rublos. Puedes mirarlo en un mapa pero sin conocer la ciudad ni la escala del mapa, nunca sabrás si es realmente lejos. 

Hay varias aplicaciones para llamar a un taxi y varias compañías de taxi en cada ciudad. Puedes pedirle a alguien que te llame al taxi o, si hablas ruso, pedir un número y llamar tú aunque si tu nivel no es muy bueno, igual es un trago difícil. Lo bueno de reservar el taxi es que, para empezar, si pasa algo raro, tienes a quién decírselo o cómo buscar al taxista, y para terminar, te suelen dar el precio ya al llamar y es fijo. También te dirán cuál es la matrícula, el modelo y el color del taxi. 

Quería buscar una imagen más representativa de los taxis/taxistas rusos
pero esta foto me ha dejado con el culo torcido
Si acabas de llegar a la estación/aeropuerto, habrá varios hombres de más de 40 años diciendo "taxi, taxi". Igual que si paras un taxi por la calle, tendrás que negociar el precio o, por lo menos, preguntarle primero cuánto es. Si no lo haces, te arriesgas a pagar más de lo debido. En realidad, siendo extranjera y sin hablar ruso, es casi seguro que vas a pagar más pero puedes negociar que sea menos de lo que te piden. Yo me he dejado estafar 100 rublos por aquí y por allí en un par de ciudades (Kazán, sin ir más lejos) pero si el conductor tiene más de 60 años, se lo ha ganado. Eso sí, una vez acordado el precio, no se cambia. 

Formas de negociar con el taxista si no hablas ruso: Más de 500 rublos por una dirección que no está en medio del campo ni en una ciudad tipo Moscú (y de esas solo hay dos, la otra es S. Petersburgo), es un timo. 
Opción 1: Decir que no categóricamente (niet) y pasar al siguiente taxi. Es probable que, si el hombre te estaba timando, te rebaje el precio él solo y si no te estaba timando, el siguiente taxista te dará el mismo precio. Tú sigue diciendo que niet un rato. Las cifras "trista" (300) y "dviesti" (200) son interesantes y ahí ya puedes decirle que "davaite" (vale, formal) y subirte al taxi. Si tienes un buen día, el señor es mayor o sabes que la dirección está lejos, puedes pararte en "chitirista" (400). Si ves que no se baja del carro, puedes preguntar a otros taxistas que "skólka" (cuánto) y a ver qué sale de ahí. 
Opción 2: Utilizando las cifras que he dado y añadiendo, tal vez, cincuenta rublos de vez en cuando (pitdisiat: dviesti pitdisiat, trista pitdisiat, etc.), regatear como se ha hecho toda la vida. En Irkutsk, un abuelo adorable me pidió la desvergonzada suma de tísichi (mil), algo que solo he pagado yo en Moscú y por un recorrido largo. El recorrido en sí no eran más de 250 (tuve a bien preguntar a la muchacha que me alquilaba la casa). Así que ahí estuvimos un rato de "dviesti"-"vosiemsot (800)-"dviesti pitdisiat" - "siemsot (700)", etc. hasta que acordamos 350 rublos. Uno de sus argumentos, en un momento dado, fue el de "soy jubilado" y esa es la razón por la que se llevó 100 rublos más y luego, al ver cómo se dejó los cuernos el hombre para encontrar la dirección, 50 rublos de propina.

Museos y cosas culturales/turísticas

No suelen ser caros pero en ocasiones, sobre todo en ciudades o lugares turísticos, hacen pagar más a los extranjeros. Si vas con rusos, déjales hablar y camúflate en el fondo. Por lo visto, en el Ermitage en San Petersburgo piden el pasaporte para asegurarse pero en el resto a mí no me pidieron nada y pagué como rusa. También suelen pedir que pagues aparte si quieres hacer fotos. Esto tampoco es muy caro y puede salir a cuenta. Hay algunas exposiciones que merecen ser fotografiadas. Yo, en un par, no lo pagué y solo hice un par de fotos a escondidas de las abuelitas que vigilan las exposiciones (y a las que creo que les da un poco igual si haces fotos o no pero por si acaso). 

Regalos, suvenires, etc.

Si vas de mochilera, como he ido yo, lo suyo es no comprar nada o comprar cosas pequeñas porque a ver dónde lo metes luego. Pero si has ido pensando en traer cosas de vuelta y llevas sitio, y si vas a alejarte de las ciudades turísticas, todas las ciudades tienen alguna tienda de recuerdos con los mismos artículos y es más barato que en donde va todo el mundo. 

Creo que esto es lo más importante para sobrevivir por Rusia sin tener ni idea de dónde has ido a parar pero si tienes dudas, crees que me dejo algo en el tintero o quieres puntualizar, puedes escribir en los comentarios.



lunes, 31 de agosto de 2015

Trenes en detalle (o cómo preparar tu viaje)

Ya sabíamos que soy una gran admiradora de los trenes rusos. Siempre me han gustado los trenes pero es que en Rusia lo tienen muy bien montado y si después de un mes y medio de cambiar de trenes, si después de tres días y medio metida en un tren no han dejado de gustarme, por algo será. (No descarto que sea yo y no los trenes).



El caso es que aquí va un artículo para todos los que tengan ganas de transiberiano y de tren y no sepan muy bien qué esperar. Es largo porque he intentado hacerlo lo más completo y entretenido posible. La transliteración es más fonética que ortodoxa, doy por sentado que una parte de mis lectores no sabe ruso.

La versión cortísima es: Aprende a leer en rusoTodo funciona con la hora de Moscú, estés donde estés. Si no hablas ruso, compra los billetes por internet en UFS donde solo hay billetes de tren de largo recorrido pero no de cercanías, para ver los cercanías te toca preguntar en la estación o mirar en RZD y eso solo viene en ruso. La ropa de cama se puede pagar aparte. En el tren hay un samovar (tetera gigante), vasos de té y si quieres, llévate tu propia comida. Puedes comprar cosas en las estaciones intermedias. Nadie te roba, ni en tercera clase. Los trenes viejos son un rollo. Los cercanías pueden ser mucha distancia. El transiberiano es la vía del ferrocarril y no un tren.

Ahora vamos con la versión larga:

Voy a hablar de trenes y de elektrichkas. Los trenes son, casi siempre, "tren cama" de largo recorrido (aunque algunos incluyen un vagón "sidiachi" o con asientos, que es más barato). Las elektrichkas son trenes de cercanías y conectan ciudades pequeñas y pueblos con capitales.

TRENES DE LARGO RECORRIDO

Para los que no hayan seguido mis aventuras desde tiempos inmemoriales: los trenes rusos están muy bien pensados, son puntuales, son baratos y son cómodos (incluso en tercera clase). Los más incómodos, cómo no, son los antiguos, los que llevan circulando desde los años 50 (o antes): a veces la ventana no cierra bien o cierra demasiado bien con lo que hace calor o frío, son ruidosos, el baño no es demasiado limpio y faltan enchufes pero siguen estando bastante bien. Para las distancias largas intentan que sean vagones cómodos y nuevos. Y digo vagones porque son trenes puzle, que se hacen y deshacen según convenga y desde fuera no se sabe si el vagón es nuevo o viejo. 

Los precios de los trenes son más o menos fijos. Puede ser más o menos barato si el tren es nuevo (firmenni) o viejo, si incluyes la ropa de cama o si compras el billete con antelación, aunque este último factor tiene poco que ver. Así es, la ropa de cama se puede pagar en el tren y cuesta algo menos de 130 rublos. Esto es útil si te quieres ahorrar 2 euros y si el trayecto no dura lo suficiente como para que merezca la pena dormir. Si manchas las sábanas y no se puede quitar, tendrás que comprar la sábana que cuesta 120-150 rublos. 


Vista desde la litera de arriba del pasillo y de bakavie.
Todo el mundo con sus sábanas y sus mantas
Este es el tren en el que la gente durmió más rato y más plácidamente
de todos los trenes en los que he subido
Algo que dicen todas las webs del mundo sobre los trenes rusos es que funcionan con el horario de Moscú. Las propias estaciones de tren funcionan con el horario de Moscú (con lo que a veces los horarios de descanso para comer parecen un poco peregrinos) y la información que aparece en la web de los billetes también es hora de Moscú. Es muy poco conveniente según te vas alejando porque hay que saber cuántas horas de diferencia tienen las ciudades con Moscú, y para trayectos de más de 24 horas es una feria porque las horas van cambiando según viajas. También hay que recordar que según te acercas a Moscú, se acerca la hora. Parece una tontería pero mis anfitriones de Novosibirsk perdieron un tren en Moscú porque están acostumbrados a sumarle 3 horas a la hora del billete porque esa es la diferencia que tienen con Moscú pero en Moscú (adivina) la hora es la del billete.


La taquilla funciona de 5 a 16:30. El descanso es de 7:15 a 8:15 y de 12:30 a 13:00.
Hora de Moscú.
Dicho esto: en la página rasp.yandex.ru te dan el horario con la hora local y te dejan comprar el billete también (en ruso todo el rato). A la hora de confirmar la compra, reenvían a la página de UFS, que yo acabo de descubrir que existe según escribo, y que está traducida al inglés (pero tiene los horarios de Moscú). Una combinación de rasp.yandex y UFS puede ser útil. [Nota: Yandex es el Google ruso y es increíblemente completo]

Ahora, en las estaciones de tren y en las paradas, están poniendo carteles en inglés pero eso no garantiza que los trabajadores de las estaciones o de los trenes hablen inglés. Y la megafonía tampoco va en inglés así que recomiendo aprender cómo suena la ciudad de destino y de origen en ruso y, como siempre, aprender a leer en ruso es fundamental

En cuanto a la distribución de los vagones: en Platskart (que es mi favorito y lo más barato) hay asiento arriba (verhnie), abajo (nizhnie) y lateral/pasillo (bakavie, que tiene verhnie y nizhnie). Tanto en la web como en la taquilla se puede elegir el que quieres. Aquí, cada uno tiene sus preferencias, yo soy de verhnie. Están separados en apartados de dos arriba, dos abajo y un bakavie, una mesa entre los cuatro que no son pasillo y el nizhnie bakavie se convierte en mesa. 
Nizhnie bakavie versión mesa. 
Nizhnie bakavie versión cama (y película con las vecinas)
Vista de la mesa desde verhnie que no es bakavie.
En el plato y en la taza de los niños hay ramen (fideos)
del que se calienta con el kipitok del tren y está listo en 3 minutos.
En kupé (segunda clase), solo hay cuatro camas en una habitación, tienen puerta y el resto es pasillo. Es un poco más caro pero si viajas con 3 amigos, igual os interesa. A mí me resulta asfixiante y platskar es más sociable y entretenido: nunca sabes lo que te vas a encontrar aunque algo que seguro va a pasar es que si te oyen hablar en otro idioma, vas a tener conversación todo el trayecto.


Vista del pasillo de Kupé.
En el techo hay un cable: es de un ladrón que alguien
enchufó para ver el ordenador en su "cuarto"
Vagón de kupé de los nuevos. Es el mismo tren que el kupé anterior.
SOBRE LOS VIAJES LARGOS

Sobre el transiberiano: el transiberiano no es un tren. El transiberiano son muchos trenes. La vía está construida cruzando toda Rusia pero hay varios recorridos, varias ciudades y, consecuentemente, varias posibilidades. Por ejemplo, Irkutsk-Moscú puede salir desde Irkutsk o desde cualquier otro sitio anterior a Irkutsk. El mío, por ejemplo, salía de Ulán-Udé. Una vez más, tener en cuenta los horarios locales y de Moscú. 

El tema de la comida en el tren: en Rusia venden muchos tipos de ramen y de purés de patatas que se pueden preparar con agua hirviendo (kipitok) de la que tienen todos los vagones en su correspondiente samovar. Dentro del tren suelen vender dulces, patatas fritas de bolsa, ramen y té. En muchas estaciones, sobre todo en las que el tren para por lo menos 15 minutos, suele haber abuelitas vendiendo frutas, empanadillas caseras, bayas o incluso calcetines, mantas o regalos varios. Aparte de las abuelitas, suele haber tiendas de ultramarinos en el andén en las que se pueden comprar bebidas y viandas de todo tipo. Por supuesto, la gente también suele llevarse su propia comida: embutidos, galletas, algo de fruta, té y café instantáneo, etc. Es recomendable llevar también platos y cubiertos porque en el vagón solo te pueden dar un vaso (muy molón, por cierto) y una cuchara. 


Como esta pero con comida también hay.
 A veces, incluso hay gente que se pasea por el tren vendiendo cosas
Vaso de los trenes con mi mochila de viaje, ebook, galletas y demás.
Un bodegón como dios manda.
Una idea que los profesionales de los viajes en tren (o sea, los rusos) tienen siempre es: cambio de ropa a chandal/pijama o similar a mano y chancletas. Es llegar al tren y ponerse como en el salón de su casa, algo perfectamente comprensible. Hay gente que llega estupenda al tren o que sale estupenda de él pero solo los que hemos viajado con ellos sabemos qué pinta tienen en pijama. En el baño suele haber jabón y papel (si no hay, se le puede pedir a la provodnik/azafata) y en la ropa de cama se incluye una toalla pequeña para la cara. El resto corre de tu cuenta. 


Mi ropa de andar por el tren con chanclas y zapatos de los vecinos,
"papelera" y bolsa con comida para tres días
A título personal, como ser que se entretiene con nada, pasar días en un tren es la vacación perfecta porque los horarios van con el sol, todo el mundo come a deshora, duerme cuando le apetece y suele reinar la calma. La gente va mentalizada. Luego, dependiendo de con quién viajes, puedes tener conversación o no. Hay gente que abre conversación en seguida y gente que no dice ni mu pero siempre hay alguna historia o anécdota que contar. 

En mis tres días de tren, casi no abrí la boca pero sí ayudé a una niña a esconderse para ganar al escondite, vi Iván el Terrible cambia de trabajo (un clásico) junto con mis compañeros de vagón en el ordenador de la vecina, me terminé dos libros, dibujé, escribí, vi un montón de llanuras y de bosques y probé todos los tipos de té de Greenfield (me compré una caja de muestras). En otros viajes de este mes, me hice amiga de los azafates (estudiantes de verano) o incluso, de otros pasajeros y escuché una escalofriante historia sobre cómo acabar en la cárcel por no caerle bien a uno. 

ELECTRICHKA (tren de cercanías)

También están renovando los trenes pero sigue habiendo algunos antiguos. Son bastante baratos y la única opción es ir sentado. El billete se puede comprar sin problema en la estación (no estoy segura de que exista la posibilidad de tener el registro electrónico [elektronnaya registratsia] de los trenes). 


Elektrichka y su ambientazo. Esta es de las nuevas.
En estos viajes, comprando el billete en la estación, no tuve problema para ir sentada todo el viaje y no hubo mucha gente (ni nadie, incluso) que fuera de pie. No sé si es porque han cambiado las cosas o porque elegí recorridos poco transitados o con muchos trenes. Hace cuatro años, cuando yo vivía en Kazán, los trenes se podían llenar hasta límites insospechados, con gente viajando de pie y maletas por todas partes así que mucha gente corría para coger sitio sentado. Ahí lo dejo, por si sigue pasando. 

Anuncian la parada por megafonía pero se oye mal y a veces ni se oye (o no la anuncian) con lo que es recomendable saber a qué hora debería llegar el tren al destino que queremos para estimar qué parada es la nuestra. Los trenes de cercanías paran el tiempo justo para que baje y suba la gente así que hay que estar atentos. 

Funcionan, como todos los trenes, con el horario de Moscú. Dependiendo de las ciudades que conecten pueden pasar varios trenes al día o no. Eso es algo que hay que tener en cuenta para organizar según qué visitas. 

Recordemos que las distancias rusas no tienen nada que ver con las europeas. En España, tren de cercanías es como mucho Madrid-Toledo, una o dos horas de tren, máximo. En Rusia, 5 o 6 horas de tren cuentan como tren de cercanías. A veces hacen el mismo recorrido que un tren-tren pero son más baratos. Esto es útil porque se puede jugar con el horario de los trenes y de las elektrichkas para los viajes cortos. 

DÓNDE COMPRAR LOS BILLETES

Comprarlos en la taquilla es nivel experto porque las taquilleras suelen ser mujeres de unos 40 años que no hablan inglés y se tiene que hablar a través del cristal mediante un micrófono (y esto es tan difícil como hablar por teléfono). Si son ciudades más o menos transitadas o si la mujer no está cansada, hará el esfuerzo por pronunciar claramente, escribir las cosas en un papel (con caligrafía rusa que también es nivel avanzado) o hacerse entender de alguna otra forma creativa. En cualquier caso, esto no es una garantía así que si no hablas ruso, es mejor comprar los billetes por internet


La cursiva rusa a veces me hace llorar.
Sí, eso es una palabra y sí, la gente escribe asi
No, no sé lo que pone porque no entiendo la cursiva rusa
One more time: si vas a ir a Rusia y no hablas ruso ni tienes pensado estudiarlo, aprende a leerlo por lo menos(Se lee más o menos como se escribe así que técnicamente, es aprenderse el alfabeto y ya).
J/D Vokzal es la transliteración de lo de arriba
que significa: Estación de tren.
Como acabo de descubrir UFS, me he tomado la molestia de echarle un ojo. No he comprado billetes pero los precios parecen los mismos que en la página oficial de RZD (aparecen en rublos). Eso sí, la traducción no está completa. Para las cosas que importan sí está en inglés pero de vez cuando sale texto transliterado y las partes de texto largo son un poco Google Translate. Parece fácil de usar y el diseño es muy clarito así que puede que esta sea la mejor opción para quien no hable ruso. Eso sí, por lo que yo he visto, solo venden billetes de tren de largo recorrido, sobre las elektrichkas no aparece nada (así que volvemos al mundo ruso para la corta distancia).


Kungur-Perm es un recorrido de 2 horas de elektrichka pero
como vemos aquí, solo ofrecen trenes de largo recorrido
En UFS, si se quiere ver el detalle del recorrido del tren se puede hacer clic a la izquierda de la información sobre el tren, donde aparecen la ciudad de origen y de destino en azulito. Indica cuáles son las paradas y a qué hora tienen lugar (hora de Moscú). Igual que en la página de RZD, se puede elegir el tipo de vagón (que en inglés es couchette para platskart, compartment para kupé y SV para liuks) y el asiento dentro del vagón. 


Osnovnoy marshrut (Paradas del tren) no está traducido
Vemos los horarios de las paradas y el tiempo que para en cada estación.
En RZD también está así de bonico pero en ruso
Esto del RZD que mencionaba por aquí es, básicamente, el Renfe ruso: RZD.RU (Rossiskie Zhelezno Dorogie = Ferrocarriles Rusos). Como ya lo tenía escrito y puede que alguien quiera o necesite utilizarla, aquí va cómo comprar en la página de RZD que está solo en ruso (en la parte de arriba de la página se puede cambiar el idioma a inglés pero reenvía a otra página de información sobre la empresa y no al equivalente donde se compran los billetes). 

Aquí es donde entra en juego translit.net y, por qué no, Wikipedia. Si escribes la ciudad en castellano, buscas русский en la lista de idiomas y le das, puedes ver cómo se escribe en ruso. Puedes pensar que con escribirla en translit basta pero es un error porque, sin ir más lejos, Moscú en ruso se escribe Moskva. Cuanto más desconocida sea la ciudad, más probabilidades tienes de que funcione transliterarla tal cual.

Si vas a viajar en períodos vacacionales, es recomendable comprar los billetes por adelantado porque si no, te puedes quedar sin plazas aunque hay un límite de antelación de un mes y medio o dos meses. Si el billete es para después de eso, la página no te deja comprarlo. 


Detalle de información sobre un tren Moscú-Novosibirsk.
De izq a dch: logo del tren con EP (elektronnaya registratsia)
Número del tren
Hora de salida - tiempo de viaje - hora de llegada
Precios en kupé y en platskart
Marshrut (ciudades por las que para).
Esto es en RZD pero en UFS la información aparece igual,
en el mismo orden que aquí (pero en inglés)
En esta página (RZD) aparecen tanto los trenes de largo recorrido como las elektrichkas (si existe esa posibilidad entre las ciudades que buscas). También indican todas las paradas intermedias que hace el tren haciendo clic en Маршрут que está a la derecha del todo en la línea de información del tren. 


Perm-Kungur en RZD. El primer billete es elektrichka y el segundo tren.
Se sabe por el dibujito/logo que no es igual y porque no da precios
de distintos tipos de vagón (ni de nada, como vemos)
Recordemos que todos los horarios van con la hora de Moscú tanto de salida como de llegada, es cosa tuya sumarle las horas que le correspondan y esto vale para UFS y para RZD. Como he mencionado antes, se puede mirar el horario en rasp.yandex.ru. La parte de "Rasp." por cierto viene de "Raspisanie" = horario en ruso. 

YA EN EL TREN

La verdad es que me queda poco que contar pero para subir al tren hay que enseñar el pasaporte y el billete (si está impreso). Con el billete electrónico no hace falta tenerlo impreso, basta con presentar el pasaporte y decir que tienes elektronnaya registratsia. Una sola vez me dijeron que tenía que enseñarles el billete (era una estudiante) así que le enseñe el billete con el móvil (está bien llevarlo en PDF por si acaso). Otros que llevan más tiempo me vieron cara de guiri y no me anduvieron pidiendo ni el pasaporte pero esa es otra historia. 

Si es elektronnaya registratsia, luego te harán firmar un papel de que estás en el tren y, si ya está pagada la ropa de cama (postelnoe bilió), te la darán. Si no, tendrás que pagarla o decirle que no la quieres. Si tienes billete en papel, verás que es muy bonito y elegante. La provodnik volverá a pasar y se llevará el resguardo así que quédate el billete a mano mientras no haya pasado porque te lo volverá a pedir. 


Provodnik estudiante con niña curiosa.
Atención a la trenza de la niña
A menudo, sobre todo en los trenes viejos, el baño se cierra en las estaciones, 20 minutos antes de llegar y 20 después de salir, más o menos. Los trenes nuevos tienen biotualet y no se cierran en las estaciones aunque puede que durante el viaje haya sanitarnaya zona (o sea, limpieza) y lo cierren un rato. Afortunadamente, en los trenes nuevos también hay un panelito al final del pasillo, a cada lado, que indica con una luz verde, si está libre el baño y, con una roja, si está ocupado. La basura central del vagón está en el lado del baño que se encuentra en el lado opuesto al cuartito de la provodnik. 

En platskart hay dos o tres enchufes en los que se puede cargar lo que quieras y están dos en un baño y uno cerca del samovar. En kupé hay alguno más pero están todos en el pasillo. Mucha gente de kupé lleva un ladrón o un alargador y si vas a hacer un viaje largo, es un detalle llevar uno incluso en platskart. Puedes dejar el móvil colgando del baño que no te lo va a robar nadie. De hecho, no suele haber robos de ningún tipo pero por si acaso, guarda lo importante debajo de la almohada. 


Y así, toda la mañana 


Creo que es todo pero si tienes alguna duda, puedes escribirme en los comentarios y te contestaré encantada :)

martes, 25 de agosto de 2015

Irkutsk

Voy a copiar lo que puse en Facebook en su día: 
   Debe de haber algún espíritu que me conoce mejor que yo misma. Un espíritu que me llama para visitar lugares que sabe que me gustarán. Me pasó con Cracovia: la vi en un documental y supe que tenía que verla. Y me encantó. Me pasó con Montreal: estando en Canadá, tenía que ir aunque fuera un solo día. Y me encantó.   Hace fácil 7 años que quiero venir a Irkutsk, desde la primera vez que puse un pie en Rusia. Novosibirsk, Krasnoyarsk y cómo las describía Lonely Planet me hicieron bajar las expectativas con Irkutsk: quizás esta vez estuviera equivocada. Así que llegué aquí sin esperar gran cosa, sin leer mi guía y pensando que igual tendría que haber empezado en lo desconocido para ir acercándome luego hacia lo conocido.   Pero el espíritu de las ciudades nunca se equivoca porque Irkutsk empezó cayéndome bien (algo raro, ¿cómo puede una ciudad caer bien?) y en menos de media hora ya me había enamorado. Qué digo media hora, nada más salir del autobús que conecta el barrio en el que me quedo con el centro histórico. Y no bajé en el centro. Bajé en el mercado más grande que he visto nunca pero también el más ordenado, tranquilo y limpio.
   Di un paseo hasta el centro y, por fin, una ciudad de calles estrechas, con edificios bajos y casas de madera, de colorines. Una ciudad con gente por las calles. Gente alegre.
   Debí habérmelo imaginado: mi barrio está en construcción, hay edificios a medias pero ya tiene dos cafés en un país en el que no es tan fácil que haya cafés en los barrios que no son el mismo centro de la ciudad. Y entre mi barrio y el centro están el café Amigos, el Café Amistad y el Café Con los Amigos.
   Esta mañana pensé que tenía que haber organizado mejor el viaje porque todas las excursiones al Baikal o a las montañas son caras y hay que planificarlas. Ahora estoy encantada de saber que tengo más días para patearme esta ciudad y sus cafés.

Pero seré razonable: si lo único que has visto de Rusia es Moscú o San Petersburgo, puede que Irkutsk no sea gran cosa. Creo que he apreciado Irkutsk como se merece porque llevo un trote de Rusia que poca gente se da. Es mi ciudad favorita de todas las que he visto. 

Irkutsk es una ciudad pequeña, de unos 600 000 habitantes, centro comercial de su zona, con bastante tránsito de turistas y extranjeros y con una minoría buriata y asiática importante. Tiene un centro histórico muy grande, comparado con el resto de ciudades rusas que he visto. Sin ir más lejos, es mucho más grande que el centro histórico de Kazán y está mejor cuidado y conservado. Solo en las afueras hay bloques de pisos y rascacielos. En el centro, las casas más grandes tienen como mucho tres o cuatro plantas y aunque muchas son de piedra, muchas más son de madera. Y todas son de colores. 


Otra cosa que tiene Irkutsk que no tienen muchas es que las calles del centro son estrechas y no excesivamente largas. En Rusia, igual que en Norteamérica, hay espacio para construir y los distintos urbanistas soviéticos y contemporáneos han construido aprovechándolo, creando calles de tres y cuatro carriles en cada sentido de circulación y muy muy largas. A mí esa organización me agobia. Me gusta caminar y con calles así lo único que hay es coches y ruido. Pero en Irkutsk, no. El centro tiene ajetreo de personas en la calle pero menos coches porque no entran. 






Alquilé un piso para no tener que depender de anfitriones y de sus horarios pero quedé con un par de personas por Couchsurfing para ver la ciudad. Gente encantadora, alegre, simpática y muy dispuesta. Con uno de ellos, hicimos una excursión en bicicleta por los alrededores y la akademgorodok de Irkutsk (donde se crió ya que tanto su padre como su madre eran ingenieros). Con otra chica, fuimos al lago Baikal, donde vi todos los tonos de azul celeste que puede haber y respiré como nunca había respirado porque el aire junto al lago es muy puro y entra directamente a los pulmones. Gracias a la gente que conocí, pude vivir Irkutsk y no solo visitarlo.

Lago Baikal y gente dudando sobre si entrar o no.
Las montañas que se ven a lo lejos están a unos 40 kilómetros pero parece
mucho más cerca porque el aire es muy puro.

Yo, echándole huevos y metiéndome en el agua.
Está helada de cortar la circulación y no da para mucho más que un remojón.
Por otro lado, parece ser que la razón de que el agua esté tan limpia son unas bacterias que devoran todo lo que pillan. Todo, han hecho pruebas y acaban con lo que les pongan. No se pueden exportar porque necesitan unas condiciones de oxígeno y no sé qué más particulares y fuera del Baikal, mueren. (Según me contó mi compañero ciclista que le contaron en el Museo del Lago Baikal que está en Lubyanka). 
También fui sola a visitar el Museo al Aire Libre de Tal'tsy que tiene varias construcciones en madera de distintas etnias de la zona y distintas épocas (principalmente, finales del S. XIX y principios del XX). Tiene un pueblo entero de casas que se pueden visitar: la casa del cosaco, la del párroco, la del campesino, casas de buriatos, escuela, iglesia y ahora están construyendo una fortaleza militar. 

Cabaña de los nómadas de la zona
Reconstrucciones de los molinos en cadena que utilizaban los campesinos de la zona

Interior de una de las casas. Muchas casas de los pueblos siguen teniendo este ambiente
Por otro lado, desde que empecé a entrar en Siberia, observé más pescado en los menús de los restaurantes y de las casas. En Irkutsk el pescado recomendado por excelencia es el Omul' (cisco del Ártico, según Wikipedia) y se puede comprar ahumado o salado en el mercado o en las zonas costeras junto al Baikal, ahumado al momento. Me gustó bastante aunque prefiero el lucioperca (sudak) que probé en Perm'. La verdad es que viviendo en Kazán yo estaba intrigada por la falta de consumo de pescado en una ciudad que tiene dos ríos pero, como digo, según vas entrando en Siberia hay más variedades de pescado y es más fácil encontrarlo. 

Yo estoy muy contenta con mi visita a Irkutsk y mi mañana en el Baikal aunque, evidentemente se puede aprovechar más si lo que se quiere es naturaleza. Recomiendo mirar las excursiones y posibilidades de viaje en torno al Baikal con antelación: improvisar allí es difícil y caro. El lago es enorme y las montañas que lo rodean también así que hay que mirarlo todo bien. Por ejemplo, ir a la isla de Oljón, destino turístico por excelencia, tiene pinta de ser la bomba pero son unas 8 horas de viaje desde Irkutsk. Además, muchas veces hay un tren o un ferry al día (o incluso a la semana, según el destino), normalmente los lunes y los martes, con lo que habría que encontrar donde pasar la noche y volver al día siguiente. WayToRussia ofrece información bastante completa al respecto (y de otras ciudades también, por cierto) en inglés. 

 Y se me olvidaba: En Irkustk hace sol en invierno (otro punto más a su favor).

jueves, 20 de agosto de 2015

Krasnoyarsk

Krasnoyarsk resultó un poco lo opuesto de Novosibirsk: bonita y agradable de entrada, tiene poco que ofrecer y mis anfitriones eran majos pero sin más. 

Lo interesante de Krasnoyarsk es que es la puerta a las montañas rusas, algo que se agradece después de 4000 kilómetros de llanura o bosque o bosque en la llanura. No en vano Krasnoyarsk recibe su nombre de las colinas rojizas que la rodean (Krasnyi - rojo, Yar - barranco).

Tampoco sé a qué altitud está Krasnoyarsk pero sus montañas son más bien colinitas... salvo los famosos Stolby, que son una agradable excursión por el Parque Natural que está muy bien montada. Tiene una parte asfaltada que es el atajo y la ruta más fácil y asequible oooo la vereda campo a través por la que yo me perdí. En realidad, tampoco me perdí porque está planificada por el parque natural pero como estaba subiendo yo sola, dejé de ver a gente durante un rato, me rajé, me di la vuelta y en vez de subir 7 kilómetros, subí 12. No se lo deseo a mi peor enemigo, las agujetas me duraron una semana. 


Esto es la cima ya


Comparemos la primera foto y esta última. 
En la cima, hay varios recorridos pero lo que yo vi antes de que cayera el diluvio universal eran formaciones rocosas de caprichosas formas. Una especie de Ciudad Encantada de Cuenca en mitad de Rusia. Solo vi un par por lo de la lluvia y porque me temblaban las piernas y me quedaban 7 kilómetros de bajada. 

Al día siguiente, di suaves paseos por la ciudad evitando en todo caso escaleras y cuestas de bajada, algo relativamente fácil si te quedas por las calles del centro. También fui al cine y vi una película en 3D por el módico precio de 1'50 €. No sé si lo había dicho ya antes pero en Rusia tienen un muy buen sistema para el cine: según te acercas a las horas puntas es más caro. En torno a las 20 h, el cine cuesta a lo mejor 6 € pero si vas a las 16 h, puedes ir por la mitad. Además, este cine concretamente tiene el Día del Espectador los lunes y todas las películas cuestan 50 rublos (90 céntimos de Euro) en la matiné y 100 rublos (1'50 € o así) el resto del día. Tomad nota en España. 




El río Yeniséi. Hacer clic para ampliar
En cuanto a la ciudad en sí, como digo, es muy agradable y tiene unas excelentes vistas y paseos junto al río Yeniséi. Todo el centro está bastante bien restaurado y resulta colorido y alegre. Además, han tenido la buena idea de hacer muralitos en rincones inesperados. Todas las cajas de luz de los edificios del centro están decoradas y algunos pasadizos a los patios interiores de los edificios en sí también. 



Por cierto, aprovecho para decir que en Rusia el tema de los números de los edificios y casas es para conocerlo. Resulta que si se construyen tres o cuatro bloques de pisos en torno a un patio infantil/jardín/otro, todos esos bloques de pisos constituyen el mismo número. Es decir, el número 3 de la calle Lenin pueden ser cuatro edificios diferentes en torno a un patio. Después hay que mirar cuál es el portal (pod'ezd). Con lo que la dirección puede ser Calle Lenin número 3, portal 5. Y por si esto fuera poco, el número del piso no está relacionado con la planta en la que se sitúa. Los números de los pisos van del 1 al que sea empezando por el portal 1. Así que también pueden no decirte el portal porque con el piso basta para saber dónde vives. Ejemplo, en el portal 1, están los pisos del 1 al 50, el portal 2, del 51 al 100, y así. Con lo que el portal 5 puede tener los pisos del 200 al 250. En la primera planta estarán el 200, el 201, el 202 y el 203, por ejemplo. Así que, si te dicen que viven en el piso 223, puedes echar un cálculo rápido de "viven en la quinta planta o así" y que sea lo que un dios quiera. Además, las puertas a las casas rusas (y da igual si es casa-casa o bloque de pisos) están por detrás, no dan a la calle sino al patio interior. Ah, y Rusia es de esos países que llaman a la planta baja "primer piso" así que nuestro primer piso es su segundo y así sucesivamente. Suerte a los que no habláis ruso en vuestras búsquedas de alojamiento. 


martes, 18 de agosto de 2015

Novosibirsk

Mi guía de Lonely Planet decía que uno se podía saltar Novosibirsk del tirón y yo la ignoré porque tiende a decir eso con demasiada frecuencia y sabiendo que a mí me interesan cosas que no vienen en las guías de viaje, le di 2 días y medio de oportunidad. 

Dicho esto: Novosibirsk es una ciudad que llega a los 100 años por poco y como toda buena ciudad construida en el siglo XIX es industrial y gris, que sumado a la revolución soviética que tuvo lugar unos 20 años después de su fundación hace que sea funcional y fea porque donde las ciudades que tienen unos 400 años a lo mejor tienen un kremlin o un par de calles y catedrales antiguas, Novosibirsk tiene asfalto, bloques de granito gris y coches, muchos coches. A mí me resultó agobiante, aburrida y demasiado grande. Tengo pocas fotos que poner de ella porque había poco que fotografiar. 

Afortunadamente, di con unos anfitriones majísimos y que no sé muy bien cómo no se han buscado otra ciudad que les encaje más. A falta de una ciudad que pegue con una colorida pareja de artesanos cultos y alegres, tienen el mejor portal del año 2013 (no es coña, ganó ese premio). 

Hay que haber visto muchos portales rusos para apreciar el galardón.
La entrada al portal tiene decoración de fondo marino con pegatinas de peces y sirenas.
Parece una guardería
Dimos una vuelta por el centro y junto al río porque no hay mucho más que hacer en la ciudad pero al día siguiente fuimos a buscar un museo que mi anfitrión tenía ganas de ver, llamaron para reservar una visita guiada y todo pero cuando llegamos, no era el museo que pensaban. Era mejor

Y es que resulta que muchos intelectuales, artistas, científicos y demás cerebros rusos importantes se mudaron/fueron enviados a Siberia durante la Gran Guerra Patria. Novosibirsk tenía unos 4000 habitantes antes de la guerra y unos 2000 más que llegaron huyendo durante la guerra. Consecuencia de esto es Akademgorodok (ciudadela académica): una ciudad universitaria que tiene tamaño de ciudad y no de barrio en la que está lo mejor de lo mejor. En el caso de Novosibirsk: Física y Arqueología. 

Esta foto es de Google, no mía.

Este era el Museo Etnográfico de Siberia y del Lejano Este. En la zona de Novosibirsk y alrededores (entrando bien en Altái) hay restos humanos desde el paleolítico. Nuestra guía, una mujer que sabe muchísimo de lo suyo, nos fue enseñando y explicando cada sala. Empiezan con restos de flechas y cuchillos, una momia de hurón y algún trozo de joyas que, sin saber de arqueología, no parece gran cosa.




Pero la cosa va en aumento: cerámicas, lanzas, pendientes, colgantes,... de varios pueblos asiáticos y rusos porque como Siberia y Altái están entre Rusia y Asia, hay intercambios desde hace miles de años. 




El momento cumbre de la visita es la Momia de Altái. En una llanura de Altái encontraron dos tumbas, una con un hombre y otra con una mujer, ambos con tatuajes, ropa e instrumentos perfectamente conservados. Debido a la ubicación de las tumbas y a su construcción, el hielo cubrió los cuerpos y los conservó perfectamente hasta la actualidad. El hombre está en exposición y es la foto que más se encuentra por internet. No se podía fotografiar porque, por lo visto, la prensa y la gente que la ha ido fotografiando, ha ido añadiendo historias que no son del todo ciertas y eso a la guía no le gusta. 
La famosa Momia. Este es el hombre. Y la mujer de la derecha fue nuestra guía
Reconstrucción de la momia mujer y su ropa 

Ropa original de la momia mujer
Para terminar, después de una pequeña sala con restos de los tártaros que pasaron por allí, tienen una sala en la que reconstruyen un poco las casas, las vestimentas y los aperos de pueblos de la zona: rusos, mongoles, buriatos, tártaros... Muy interesante y muy completa. 

Restos de guerrero tártaro y su caballo tal y como los encontraron

Buriato-mongoles

Chaqueta hecha de piel de pescado

Rusos. Libros y muebles donados por los Antiguos Creyentes. Destacable porque los Antiguos Creyentes no suelen donar nada y viven bastante aislados. Véase a la izquierda la decoración con esvásticas tradicional rusa.
Nos salió redonda la visita al museo. 

Después de un rato de dudar sobre qué hacer después, fuimos al Mar de Obi a comer, que no es mar ninguno, es un embalse gigantesco en el que no se puede bañar ni hacer camping pero en el que la gente se baña y acampa. Hacía un viento del demonio y no lo disfrutamos bien pero lo pasamos bien. 


No hizo día de gazpacho
Luego, fuimos al Museo del Ferrocarril (o de las Locomotoras, que es una traducción más literal e incluye una palabra más molona). Tiene muchísimas locomotoras, vagones y todo tipo de medios de transporte por ferrocarril e incluso, una exhibición de coches antiguos. Algunos de los vagones y locomotoras se pueden visitar sin guía, para verlos todos hay que ir con guía y para las bodas, se permiten sesiones de fotos en el vagón del Zar (que nosotros vimos desde fuera). También muy interesante y agradable para pasar un rato por la tarde.

Y con esto y dos nuevos amigos, me fui a Krasnoyarsk.